lanzon monolitico chavin

Lanzón Monolítico Chavín

Lanzón Monolítico o también llamado como “Lanzón chavín” es una de las principales esculturas de la cultura chavín, que cuenta con 3 motivos grabados en su superficie.

Su nombre de “Lanzón Monolítico” creen que se debe a su forma puntiaguda a modo de colmillo, sin embargo se origina por la palabra huanca del quechua “piedra sagrada”, develando su principal motivo de existencia, que sería el religioso.

Ubicación y Características del Lanzón Monolítico

El Lanzón es un monolito de granito de granito blanco de gran imponencia con sus 4,54 m de altura. Los templos chavín cuentan con diferentes galerías de piedra y roca de diferentes estructuras y niveles, dentro del Templo Viejo Chavín, un estrecho pasillo conduce a la más importante de ellas, la cámara del LANZÓN.

Posee una forma de proyectil en dónde la parte superior e inferior están clavados al techo y suelo respectivamente.

En esta escultura parte de la cultura chavín podemos encontrar la representación de un ser mitológico, parte de la divinidad religiosa de la cultura chavín, con diversas características humanas y zoomorfas.

Se puede distinguir lo que sería la cabeza, la cual ocupa una gran porción casi un tercio de todo el lanzón con una boca felina de la que destacan 2 enormes colmillos.

Lanzón Chavín, qué es un monolito?

Es un bloque de piedra a modo de escultura conformado por una sola piedra, así lo demuestra su nombre (mono “uno” y lito que proviene del griego lithos significa “piedra”.

Este término se utiliza para nombrar a aquellas esculturas que fueron creadas por la naturalezas gracias a un accidente geomórfico o aquellas que fueron creadas por el hombre.

Descubrimiento del Lanzón Monolítico Chavín

El italiano Antonio Raimondi fue el primer científico naturalista exploró los restos de la cultura chavín, hallando esta pieza increíble chavín a mediados del siglo XIX que debido a su gran imponencia y rasgos felinos dedujo el gran significado que representaba para la época.

Sin embargo, fue José Toribio Polo, un estudioso peruano quien lo bautizara como el “Lanzón Chavín” en el año 1872.

Era utilizado como fase final del proceso de iniciación de los peregrinos, que debían ingresar y confrontar al imponente lanzón chavín, el cuál representaba todo un obstáculo por las figuras antropomorfas y considerando que los visitantes se encontraban en un estado alucinógeno muy fuerte que probablemente los hacía ver visiones de esta escultura chavín.

Una vez culminado este proceso de iniciación, son presentados en la plaza circular frente a todo el pueblo para celebrar y admirar la fortaleza que demostraron los ahora nuevos sacerdotes, como seres sagrados, cercanos a los dioses.

La Maldición del Lanzón Chavín

Muchas de las expresiones culturales como la estela raimondi, orfebrería, cerámicas han sido retiradas de los templos para ser exhibidas en diversos museos sin embargo el lanzón chavín aún se mantiene en su lugar de origen, ya que existe una creencia de que si se retira de su lugar, o solo se “intente” retirarlo de su ubicación una gran catástrofe se desatará.

Y se puede decir que esto ya ocurrió anteriormente, en el año 1945 algunas autoridades de Huaraz decidieron retirarlo, sin embargo, justo el día que fue programada la intervención un gran alud se dio lugar y con ello el desprendimiento de una roca de hielo que obstaculizó el camino, postergándose y descartándose posteriormente el retiro del mismo.

Dibujo del Lanzón Chavín

lanzon chavin de huantar