orfebreria chavin

Orfebrería Chavín

La orfebrería Chavín alcanzó un gran desarrollo para la época, consistiendo en el trabajo artístico con el uso de metales preciosos (oro, plata y bronce) o aleaciones de los mismos. se desarrolló mediante las técnicas del martillado y repujado.

El martillado en la Orfebrería Chavín

Es una técnica muy sencilla que se empleaba desde las culturas pre incas, consistía en el martillado del metal en frío con el objetivo de conseguir láminas e hilos que posteriormente podían obtener formas y diseños distintas.

El repujado en la Metalurgia Chavín

Al igual que la anterior, también es una técnica de orfebrería muy sencilla artesanal con el mismo resultado de obtener láminas o planchas de metal con el trabajo de materiales blandos como el bronce, estaño, oro y plata.

Esta labor se realiza con ayuda del BURIL, una herramienta usada para marcar, desgastar y cortar gracias a la punta afilada con la que cuenta, usada mediante la presión y el golpe con ayuda de un martillo.

Entre las joyas que llegaron a trabajar gracias a la orfebrería tenemos:

  • Brazaletes
  • Pectorales
  • Aretes
  • Anillos
  • Orejeras
  • Diademas
  • Collares
  • Adornos pequeños

La mayoría de las joyas fueron halladas en el sitio arqueológico de Chongoyape, ubicado en Chiclayo en el departamento de lambayeque, en el Perú. En donde las piezas que también fueron llamadas como “El oro de Chongoyape” cuentan con cerca de 3 mil años de antigüedad.

Las piezas de orfebrería chavín encontradas en Chongoyape se caracterizan por su gran maleabilidad, habiendo sido martilladas en láminas al frío, además de contar con un estilo iconográfico basados en seres míticos pertenecientes a su religión y dioses felinos.

Además de Chongoyape, muchas otras piezas de Orfebrería de la Cultura Chavín fueron hallados en el sitio arqueológico de Kuntur Wasi (Casa del Cóndor) ubicado en el departamento de Cajamarca en el Perú.

Por lo tanto, la Cultura Chavín representa una época que da inicio al uso de los metales. La producción metalúrgica inicia con el oro y el cobre nativo en sitios cercanos a Cupisnique y Chavín, a pesar de que la evidencia más antigua de objetos de oro se remonta 1 500 años antes de cristo en los Andes centrales, en la región de Andahuaylas, en la sierra sur del Perú.