religion chavin

Religión Chavín

La religión en la Cultura Chavín se caracterizó por ser politeísta, el cual es un sistema religioso que consiste en la creencia de múltiples dioses, como por ejemplo la personificación de elementos naturales, sentimientos y/o actividades.

Según el historiador y descubridor Julio C. Tello, la cultura chavín habría recibido una fuerte influencia de la amazonía pues encontramos en sus diversas manifestaciones artísticas figuras de seres sobrenaturales con rasgos oriundos de animales de la selva peruana como el jaguar, caimanes, serpientes, entre otras.

La religión estaba muy presente en el pensamiento de los pobladores de chavín y así lo demuestran al mostrarlo en casi todas sus manifestaciones artísticas como la cerámica, orfebrería, textilería, etc.

La religión en la Cultura Chavín se basó en la adoración de dioses que se caracterizan por tener un aspecto algo terrorífico, y entre ellos podemos destacar al “Dios felino” o también llamado “Dios de los báculos”, siendo considerado como el principal y para la época fue la versión más antigua de lo que se conocería después como el Dios Viracocha, que lo podemos encontrar en la famosa Estela de Raimondi.

Los alucinógenos en la Religión Chavín

Las sustancias alucinógenas tuvieron gran importancia en la religión, ya que los sacerdotes chavín las consumían el cactus de San Pedro Ayahuasca para alcanzar un estado de trance con el objetivo de entrar en conexión con los dioses. Esto se confirmó gracias a las imágenes que muestran un dios con el cactus en la mano.

Gracias a la utilización de alucinógenos los sacerdotes lograron que el pueblo los logre ver como seres superiores, proclamándose como embajadores de los dioses durante 800 años sin necesidad de contar con un ejército.

Las edificaciones albergan misteriosas galerías subterráneas y catacumbas que sirvieron para realizar las diferentes actividades religiosas, aquí sometían a los peregrinos a diferentes sacrificios y experimentaban con la trascendencia de sus almas.

Los sacerdotes que oficiaban los cultos de estas ceremonias son representados en las estelas como seres mitad humanos y mitad felinos con garras, dientes, serpientes con un aspecto imponente, sosteniendo del brazo el llamado cactus San Pedro.

Cactus San Pedro en la Religión Chavín

religion chavin mescalina

El Cactus San Pedro tuvo gran importancia en la religión chavín, siendo una planta que aún sigue creciendo hasta la actualidad en los alrededores del centro ceremonial, tenía un carácter sagrado pues se creía que había sido creado por los dioses para que los hombres puedan encontrar el camino para llegar a ellos.

Los sacerdotes realizaban un ritual de la preparación del San Pedro, que les permitía tener conexión con los dioses y así traer las buenas nuevas al pueblo. Tras cortar el cactus lo cocían por aproximadamente 6 horas para luego filtrarlo y obtener lo que se llamaba como “la mescalina”.

Este alucinógeno ingerían en el culto religioso, provocando al inicio somnolencia y luego un esclarecimiento de todas las facultades y con ellos la sensación de proyectarse a través del tiempo y la materia.

Iniciación Chavín por su Religión

El gobierno era teocrático, se expandió hacia la costa, sierra y selva para educar y difundir el mensaje de la cultura con el objetivo de llevarlos a la ciudad central de Chavín de Huantar. Teniendo que evitar grupos hostiles que vivían en los alrededores de las montañas, los chavines no eran de pelear, ellos preferían convencer a través de su culto a los demás pueblos con el objetivo de atraerlos y llevarlos a vivir a Chavín de Huantar

Los peregrinos al llegar, debían dar ofrendas a los sacerdotes a modo de pago, no solo por formar parte de Chavín, sino por su iniciación y próximo contacto con los dioses.

Los sacerdotes se presentaban ante los peregrinos periódicamente a los recién llegados, vestidos con grandes ornamentos para causar el mayor impacto posible, además de estar con los efectos alucinógenos producidos por la mezcalina ingerida.

Las galerías tenían un diseño propio por lo que se cree que cumplían diferentes cultos de iniciación, considerando la sala del Lanzón Chavín como la principal y la última en este proceso de iniciación. Los peregrinos eran sometidos a estimulaciones gracias a los alucinógenos bajo supervisión de los sacerdotes como proceso de iniciación para formar parte del culto y así miembros de la comunidad.

Sacrificios Humanos en la Religión Chavín

Las cerámicas fueron halladas en la galería de las ofrendas por el arqueólogo Luis Lumbreras, sin embargo, además de encontrar las piezas cerámicas también se encontraron huesos humanos y de animales, que según estudios indicaron que esos huesos humanos habían sido producto de un banquete caníbal o también llamada antropofagia, es decir habían sido comidos por otros  humanos.